Buscar este blog

jueves, 4 de abril de 2013

Encadenada


Hay veces que cerramos la puerta del amor, la confianza o la inocencia con cadenas, candados y cerraduras complejas, con la única finalidad de que nadie pueda abrirla, o mejor dicho, para que quien sea capaz de hacerlo entre para no salir jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario